A través de un estilo narrativo ágil y dinámico, el autor nos introduce en una novela de estructura circular. Con ello se pretende remarcar la idea de destino, tan presente a largo del relato con los continuos saltos hacia adelante en el tiempo. A su vez, estos dos aspectos se convierten en un útil refuerzo para el argumento. Éste nos conduce a la visión “iluminada” de una secta apocalíptica que pretende adelantar el Juicio Final, intentando para ello exterminar a la humanidad. Lo más terrible de este hecho es que la doctrina de los fanáticos está cimentada sobre unos razonamientos terroríficamente lógicos y comprensibles, incluso defendibles, elevada la fe a su punto más álgido. Asimismo, el autor introduce un marco muy original para el relato, dado que la acción transcurre, principalmente, en Europa a finales del siglo XXI. De esta forma, se examinan los principales problemas derivados del Proyecto de Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa y, haciendo un análisis histórico de la trayectoria actual y pretérita de los acontecimientos, nos conduce a un futuro donde la Unión Europea se transforma en una nación, la Res Publica Europea, dotada de un singular lenguaje: un latín actualizado.
Miguel Ángel Villar, nacido en La Coruña en 1977, emprendió su andadura en los círculos literarios en 1998, año en el que fue finalista del XII Concurso de Cuentos Repsol.
A %d blogueros les gusta esto: