“La ira del hombre tibio” trata sobre un hombre apocado, quien casi al mismo tiempo que descubre la infidelidad de su esposa, halla una efímera amistad que le reportará primero la fortuna y después el infierno. Los sucesos son narrados con un estilo cinematográfico, pues la obra no abunda en descripciones, ya que predomina la acción trepidante y continua sobre cualquier otro criterio. El libro busca la sorpresa del lector en cada párrafo, pretendiendo su emoción con la intriga y la duda. Nada es previsible, pues todo lo cotidiano se torna en pesadilla. A pesar de la sinrazón aparente, los hechos tienen la lógica de un perfecto y sorprendente engranaje, donde se resuelve una incógnita para sugerir otra. Así hasta un final donde nada es lo esperado.
A %d blogueros les gusta esto: