Si de las opiniones del nuevo libro del escritor y consultor Luis Berasaluce ‘El ser humano en el líder‘ se puede deducir cómo será el directivo del futuro, los gritos y las presiones tienen los días contados en las empresas. «Los nuevos empresarios anteponen valores éticos y emocionales a los económicos», explica el consultor.
-Después de dos libros sobre medioambiente presenta ahora una nueva obra que versa sobre la nueva filosofía empresarial. ¿A qué se debe el cambio?
-Yo trabajo con directivos cada día y veo que las cosas están cambiando. A los empresarios se nos tiene que ver como personas que no vivimos y trabajamos sólo para ganar dinero. Lo que explico en mi libro es que, cada vez más, los empresarios trabajamos para desarrollar un territorio. Es decir, trabajamos al servicio de la sociedad.
-¿Cómo será, entonces, el empresario del futuro?
-Los nuevos empresarios anteponen ya valores éticos y emocionales a los económicos. Esta tendencia se irá imponiendo progresivamente. El directivo que viene es más humano y flexible. Y al ejecutivo del mañana le preocupará en la misma medida que sus empleados sean felices que conseguir los objetivos económicos marcados.
-Esta actitud más flexible, ¿puede hacerle perder carisma al empresario frente a los trabajadores?
-Creo que no, al contrario. Si el empresario sustituye los valores autoritarios por otros más democráticos y participativos, ganará en carisma. Es la filosofía del primero entre iguales, la autoridad se la darán sus iguales.
-¿Cómo se puede convencer a los directivos de que adopten esta nueva filosofía?
-Hay que hacerles ver que tienen que superar el concepto de ‘recursos humanos’ que está hoy tan de moda. Los trabajadores no pueden ser considerados recursos. Los trabajadores son personas con sentimientos.
-¿La nueva filosofía empresarial será rentable?
-No hay grandes compañías que se atrevan a innovar. Pero tenemos ejemplos de empresas que aplicando nuevos métodos humanistas han rebajado el absentismo laboral, por ejemplo.
A %d blogueros les gusta esto: