Carmen González Casal, periodista autora del libro `Mujeres con historia. Perfiles de 50 empresarias asturianas´

Carmen González Casal ha publicado su primer libro ‘Mujeres con historia. Perfiles de 50 empresarias asturianas’. Ésta es la primera incursión en el mercado editorial de una periodista que ha centrado su labor en el campo de las relaciones públicas. El tema de su trabajo no es nuevo para ella, ya que dirigió durante siete años la asociación cultural Ática, destinada a promover la participación de la mujer en todos los ámbitos tanto de la vida como del trabajo.
-¿Qué es lo que más le gustó de este proyecto?
-La posibilidad de escribir sobre la mujer y de ponerla en el lugar que le corresponde. No porque no esté, sino porque siempre viene bien rescatar del anonimato a gente que ha trabajado con mucho tesón y que pasa desapercibida. El libro ha sido un reconocimiento merecido.
-Antes de escribir el libro, ¿leyó alguno de este estilo?
-Sí. En el mes de noviembre del año pasado apareció un libro a nivel nacional que se titula ‘100 mujeres empresarias’ y que estaba prologado por el entonces ministro de Economía, Rodrigo Rato. Lo hojeé y me gusto relativamente, pero estaba redactado en primera persona. Parece ser que esa fue una de las chispas que se le encendieron en su cabeza a Marta Magadán a la hora de elaborar este proyecto. Pero lo hemos hecho distinto, de manera más personal, con perfiles.
-¿Qué empresaria le impactó más?
-Me impactaron muchas. Pero la que más, por la cantidad de avatares que tuvo que pasar y el temple que tuvo fue Aurina López. Era la dueña, ahora lo es su hija, de una empresa de mecánica de coches en Llanes. Es una historia, como ella me dijo, que da para escribir una novela.
-¿Cómo reaccionaron las entrevistadas?
-En general estupendamente. Estaban sorprendidas de que fuera a cambio de nada. Incluso alguna se ofreció a pagar. También hubo gente, menos, que no creyó en el proyecto y prefirió no participar.
-¿Cuál fue la mayor dificultad con la que se encontró al escribir el libro?
-El tiempo, porque lo escribí en cuatro meses. Al principio, me pareció pan comido. 50 era la mitad de las que aparecían en el libro que había caído en mis manos. A medida que te vas metiendo, que se te acumulan los datos, se complica. Luego tienes que meterte en el personaje y desde ahí escribir. Todo eso con poco tiempo, así que hubo momentos de pequeña tensión.
-¿Por qué escribió el libro tan rápidamente?
-Por deseo de la editorial, para que saliera en noviembre. También por un sistema de trabajo, un libro de éstos no se puede eternizar. Yo lo agradecí, así pude trabajar con un ritmo.
-¿Qué aprendió durante su elaboración?
-Muchas cosas. He aprendido de las 50: el arrojo de muchas de ellas, el liarse la manta a la cabeza, el ser gente muy abnegada… También el valor que para cada una tiene el trabajo y la familia.
-¿Cómo espera que lo acoja el público?
-Que conozca la existencia de estas empresarias, sin caer en el cotilleo, claro. Todo lo que cuentan son cosas buenas, experiencias que tienen interés.
-¿Tiene en mente algún nuevo proyecto?
-Sí, pero todavía prefiero centrarme en éste.
A %d blogueros les gusta esto: