“Me fijo mucho en la arquitectura de las novelas que leo, en las tramas, en la forma de resolver situaciones”

¿Por qué, para qué y para quién escribe Sonsoles Ónega?
Escribir es una necesidad. No sé por qué empecé a hacerlo, pero siempre ha sido una forma de liberar emociones, de poner palabras a sentimientos y de denunciar situaciones. Escribo para mi, aunque albergue la ilusión y la esperanza de poder compartirlo.

¿Cómo descubriste tu vocación?
No lo sé… Creo que las vocaciones no se descubren, sencillamente se practican.

¿Qué significa para ti escribir?
Escribir es denunciar

¿Cuáles son los escritores u obras que siempre te acompañan? ¿Qué tipo de libros vuelves siempre a releer?
Aquellos que me han enseñado algo o me han cautivado por su belleza formal. Cualquier relectura de Gabriel García Márquez, por ejemplo, siempre es un placer y una fuente inagotable de inspiración.

Cuando empezaste a escribir ¿tenías en mente modelos literarios de escritores a los que querías imitar?
Es probable que sí, pero nunca he sido consciente de ello. Me fijo mucho en la arquitectura de las novelas que leo, en las tramas, en la forma de resolver situaciones. El propio García Márquez o Faulkner son verdaderos maestros del arte de novelar. Manuel Rivas es otro de mis imprescindibles por la sensibilidad de sus relatos.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir?

Sigo necesitando fumar…

¿Alguna rutina establecida o te apoyas en la inspiración del momento?
Me obligo a que la inspiración me sorprenda ya trabajando… De otra forma ¡es probable que escribiera muy poco! La literatura tiene un 99% de sacrificio.

¿En qué género te sientes más cómodo escribiendo?

Disfruto mucho escribiendo relatos cortos, pero experimentar con formatos de más envergadura supone un reto constante. El proceso creativo adquiere otra dimensión, los personajes perduran en el tiempo, te acompañan, viven y sienten a tu lado.

¿Qué piensas de los concursos literarios en el ámbito de la lengua hispana? ¿Son un recurso válido para escritores desconocidos?
Por supuesto. Los concursos literarios son un magnífico trampolín para cualquiera que se atreva a adentrarse en el mundo de las letras.

¿Vives la soledad del escritor?
Sí. Es una sensación fantástica y dura al mismo tiempo. En soledad puedes compartir sentimientos con tus personajes, pero es muy frustrante cuando te sientes abandonado por las musas, sin recursos, al final del túnel…

¿Necesitas compartir lo que escribes con alguien, grupos o tertulias literarias, familiares, amigos…?
Reconozco que padezco una clase de pudor que me impide compartir mis escritos. Sólo cuando tengo encauzado el relato me atrevo a dejárselo leer a personas muy cercanas. Sus opiniones suelen arrojar luz al proyecto.

¿Alguna vez te has sentido bloqueado?
Muchas y me siento absolutamente desdichada. La imagen del vacío, del fracaso, se repiten con frecuencia cuando me bloqueo. Como contrapartida diré que una de las sensaciones más gratificantes que he experimentado es romper ese bloqueo y retomar el escrito.

¿Cómo lo has superado?
No lo sé… De repente vuelvo a abrir el documento en el ordenador y, sin razón lógica, las palabras fluyen.

¿Cuál es la frase o párrafo que más te ha dolido suprimir en alguno de tus escritos?
Mi corta experiencia en el mundo editorial me permite poder decir que nunca me han pedido que suprima, retoque o cambie un fragmento. Pero todo se andará…

¿Aceptas la crítica?
Sí, si es constructiva.

¿Cómo te afecta en tu siguiente trabajo?
Mucho. Desde que publiqué mi primera novela con SEPTEM Ediciones reconozco que he perdido espontaneidad. Al haber comprobado qué efectos ha provocado mi literatura, pienso mucho más en lo que escribo. Necesito hacer un ejercicio consciente de aislamiento para que no me afecte.

¿Qué se puede conocer de Sonsoles Ónega a través de sus historias?
¡Espero que nada! Cuando era más joven, adolescente, sólo escribía de mi y de mis “traumas”, de mis experiencias de aquellos años… Descubrir que puedo escribir de los demás fue gratificante y liberador.

¿Cuál es tu ambición como escritor? ¿Dónde quieres llegar?
Mi sueño es vivir de las letras pero, como dijo Mariano José de Larra, “escribir es llorar”.

¿Qué consejos darías a un escritor novel con ganas de empezar a publicar?
Mi consejo es que crea en sus escritos, en su idea, en su proyecto, que no se desanime y que viva rodeado de literatura.

¿En qué proyectos te encuentras embarcado en este momento?
Intento escribir una novela de vidas cruzadas de personajes que conviven en una ciudad y a los que une la misma muerte.

¿Qué piensas de Internet y las nuevas formas de comunicación?
Internet es una gran biblioteca, la mejor herramienta para unir a seres humanos de todo el mundo y para acercar culturas. Es un altavoz de las injusticias y, sobre todo, un mecanismo vivo. A cualquier hora del día Internet está en plena ebullición. Además te permite leer un periódico argentino, cubano o gallego desde el ordenador de tu casa.

PERSONAL
Lugar de nacimiento: Madrid
Profesión: Periodista
Tu plato favorito: cocido de mi abuela
Libro favorito: ¡Hay muchos! Si la infancia es ese tiempo en el que nos creemos eternos, mencionaré “El Camino” de Delibes. Es, al menos, el primer libro que me hizo llorar.
Ciudad favorita: La Habana
Música: Pop español
Color: azul
Frase favorita: “Puedes porque crees que puedes” (Virgilio)

A %d blogueros les gusta esto: