El polémico discurso sobre regionalismo y folklore astur que pronunció Ortega y Gasset en el teatro Campoamor me recuerda, en sus efectos, a aquel exabrupto de Cela al referirse a nuestra Santina pequeñina; a ambos personajes borramos del mapa: «Que se jodan», dijimos, por no ser menos. Del filósofo y su relación con nosotros escribe Luis Arias Argüelles-Meres en su pedagógico «Ortega y Asturias». E implica a Oviedo, al referirse a nacidos o vinculados con nuestra ciudad: Melquíades Álvarez, que estudió Derecho acá y fue concejal; Pérez de Ayala, el de «Tigre Juan», no su tío alcalde; Fernando Vela, secretario de la «Revista de Occidente»; Pedro Caravia, profesor en el Alfonso II; Manuel Granell, exiliado en Venezuela, y Clarín, a quien el madrileño apenas dio bolilla. Excelente modo de sopesar a una eminencia. «Por sus ujieres lo conoceréis», dijo Ángel González. Todo un acontecimiento, Ortega y el ensayo de Luis.
Pepe Monteserin

A %d blogueros les gusta esto: