El avilesino presentó ayer en librOviedo su primera novela, ‘La soledad de los fantasmas’, plagada de guiños a grandes autores


Todo escritor tiene que demostrar, antes de dar el gran salto a la novela, su valía como mero transmisor de historias. El periodista de LA VOZ DE AVILÉS, Fernando del Busto, dio cuenta de su talento con el poemario ‘Hotel Saint Moritz’ y la novela corta ‘Hijos de la noche’. Ahora, se lanza a un nuevo mundo a través de las 126 páginas de ‘La soledad de los fantasmas’. Ayer, presentó su libro en Oviedo dentro de los actos del 40 aniversario de la publicación de ‘Cien años de soledad’. Todo un honor para quienes, como él reconoce, aprendieron de los grandes maestros como García Márquez.

-¿Cómo se enfrenta uno, por primera vez, a la decisión de escribir una novela?

-Es un regalo. Marta Magadán, de Septem, me ofreció publicar con ellos. Yo había escrito este texto en 1997, pero nunca me había atrevido a mandárselo. En Navidad, lo hice. Fue un regalo de Reyes muy grato.

-En su libro habla del miedo al folio en blanco. ¿Usted lo sufrió?

-No. Lo cierto es que no me cuesta mucho escribir. A veces, eso sí, me cuesta encontrar tiempo, pero ideas tengo de sobra. Una vez que ya estás escribiendo, te condiciona la calidad que tú mismo te exijas. Muchas veces, no estás conforme con el resultado y le das vueltas.

-Durante la presentación, Antonio Virgili definió su estilo como «impecable»…

-¿Pero es un amigo! (Risas) Aunque estoy muy orgulloso. Yo tenía la novela en papel y cuando tuve que volver a teclearla me di cuenta de que estaba bien escrita.

-¿Es un homenaje al cuento?

-La estructura del libro se apoya en los diez cuentos que el personaje principal narra a un grupo de niños. A partir de ahí, comienza a reflexionar sobre su vida y a tomar decisiones. Contar historias forma parte de nuestra genética cultural. No desaparecerá nunca.

-También se ha hablado de la influencia del Realismo Mágico en su libro.

-A lo largo de sus páginas aparecen, por ejemplo, dragones. El protagonista vive sólo en una casa con el espectro de su abuelo, que me sirve para sacarle de ese ambiente lastimoso y meter el toque de humor. Creo que todos hemos leído a maestros como Gabriel García Márquez y hemos aprendido de ellos.

-De hecho, LibrOviedo celebraba ayer el aniversario de ‘Cien años de soledad’…

-Es un doble honor haber presentado el libro hoy. En LibrOviedo he recibido el mismo tratamiento que los grandes autores. Cuando empiezas en esto, valoras ser bien acogido.

-¿No se atreve a decir de qué trata su libro?

-Me cuesta mucho. Cada uno debe buscarle un significado.

A %d blogueros les gusta esto: