Los editores independientes reivindican su labor como ‘factor imprescindible de la diversidad cultural’, y destacan que están obteniendo reconocimiento por parte de instituciones, organismos internacionales y Estados.

Así se recoge en las conclusiones del Segundo Encuentro de Editores Independientes, celebrado en el marco del Salón del Libro Iberoamericano de Gijón.

En una declaración aprobada por las más de veinte editoriales que han participado en el Encuentro, se destaca que se han obtenido logros importantes para que la ‘bibliodiversidad’ sea un derecho reconocido.

No obstante, reconocen que lo alcanzado hasta la fecha no es suficiente y que deben seguir aunando esfuerzos para que se ‘respete y aplique el derecho soberano de establecer políticas públicas para proteger y promover la industria independiente y nacional del libro y la lectura tales como leyes de precio único, estímulos fiscales, desarrollo de bibliotecas o tarifas preferenciales de transporte’.

También consideran ‘vital’ que los escritores cuya creación es origen de su tarea editorial ‘sigan reconociendo en la edición independiente el esfuerzo de promoción cultural, el aporte al pensamiento crítico, el rescate de la memoria y el compromiso con el libro en tanto expresión de ideas, cultura e identidad y no mero producto comercial’.

Defienden, además, que se avance hacia una legislación sobre derechos de autor equilibrada, que vele por los derechos de los creadores como también por la necesidad pública de acceso al conocimiento, la libertad de expresión y de creación y que impidan el monopolio del conocimiento.

Otro propuesta es la de que el concepto de libre circulación del libro y de las ideas no sea excusa para que se mantenga y profundice el intercambio enormemente desigual entre España y América Latina (más de cien a uno), y que, por tanto, se establezcan medidas compensatorias para que exista una verdadera presencia del libro latinoamericano en las bibliotecas y la red comercial de España.

También quieren que se implementen mecanismos para fomentar la distribución e intercambio de libros entre los países latinoamericanos de manera diversa y equitativa.

En este Segundo Encuentro de Editores Independientes han participado sellos de España, Portugal, Francia, Canadá y diversos países iberoamericanos.

Entre las editoriales españolas se encuentran ‘Baile del Sol’, ‘Edita’, ‘Septem‘, ‘Sexto Piso’ y Txalaparta Editorial.

Portugal ha estado representado por Edicóes Asa, mientras que Canadá ha contado con la presencia de Editions du Boréal, y Frabcia con la de Editions Metailié.

Las editoriales iberoamericanas presentes en Gijón han sido Editores de Chile (Chile), Bild & Co. Editor (Venezuela), Cidcli (México), Ediciones de la Banda Oriental (Uruguay), Ediciones de la Flor (Argentina), Era (México), Trilce (Uruguay), Aún creemos en los sueños (Chile), F&G Editores (Guatemala), Isla Negra (Puerto Rico), Lom Ediciones (Chile) y Maizal Ediciones (Argentina).

A %d blogueros les gusta esto: