Celebran las buenas cifras de asistencia y ventas con libros agotados.

Si hay que medir las letras con números los resultados son “excelentes”. Así calificó la presidenta del Gremio de Editores Asturianos, Marta Magadán, las cifras de asistencia y ventas en el stand asturiano de la Feria del Libro de Madrid, que dijo, fueron “masivas” a lo largo de las jornadas que duró el evento, desde el 25 de mayo al 10 de junio. Incluso “en tres ocasiones se agotaron los libros de los autores que firmaban”.
Quiénes? Pues Fernando Beltrán, con La amada invencible o María Luisa Prada con Una cita en Arlés fueron dos de los autores que se dieron cuenta de que deberían haber llevado más ejemplares. Reclamado hasta el punto de que tuvo que participar dos días fue José María Fraguas “Pirracas” , que debió candelar compromisos en otras librerías de la feria, para poder atender a los visitantes que agotaron todos los ejemplares disponibles de su novela La mujer del farero .
Magadán no pudo adelantar las cifras definitivas ya que las editoriales asturianas todavía están haciendo cuentas de los resultados globales. Sí dijo “aventurar por los datos provisionales que hemos cumplido las expectativas”. A la Feria del Libro de Madrid acudieron por primera vez reunidas en un único stand ocho de las 21 editoras reunidas en el gremio asturiano (Nobel, Trabe, Trea, CICEES, Picu Urriellu, KRK, Madú y Septem). Junto a ellas se invitó, además, a participar a otras cuatro –Alfaguara, Onuba, Celya y hotel Papel– de “fuera de la región pero vinculadas a ella por editar a autores asturianos”, apuntó Magadán.
TODO VARIADO Por el stand asturiano pasaron alrededor de una treintena de autores, entre ellos Ignacio del Valle, Diego Medrano, Armando Murias, Berta Piñán, Antonio Valles, Esther Alvarez, Javier Ventas o Gregorio Burgueño, por poner algún ejemplo, aunque fueron muchos más. Hubo escritores en lengua asturiana y castellana y según la presidenta del gremio editor, se presentó una oferta “amplia” de lo que se publica en el Principado. “Libros de gran formato, de pensamiento, guías, temática asturiana, ediciones universitarias, literatura infantil, narrativa y poesía”, lo suficiente como para satisfacer al público más exigente. Y frenta al stand asturiano se congregaron lectores de todo tipo “una amplia representación de asturianos residentes en Madrid, representantes de la vida social y política nacional, además de diplomáticos de países iberoaméricanos”, señaló Magadán.
La presidenta de los editores asturianos lamentó no poder hacer una comparación “con los años anteriores porque es la primera vez que asistimos”, aunque destacó que “estamos muy contentos del resultado global”.
De forma paralela a su participación en la feria, Fernando Beltrán acudió el pasado día 5 a la presentación del libro La poesía durante la Transición en el Círculo de Bellas Artes como representante de la llamada Generación de la democracia .
A %d blogueros les gusta esto: