En «Pasajero en Asturias» (Septem) l’escritor Antonio Valle (Uviéu, 1969) propón una serie de percorríos cola búsqueda del placer, gastronómicu o intelectual, como «leit motiv» y que yá se publicaren nestos dos últimos años nel suplementu La Nueva Quintana del diariu La Nueva España. Nesta entrevista l’autor explica delles de les claves d’esti llibru.

–«Pasajero en Asturias» recopila los artículos que foi sacando en prensa a lo llargo de dos años. ¿Cómo nació esa serie?
–Taba trabayando en Zarréu cuando me llamó Saúl Fernández pa proponeme escribir un artículu de viaxes pa La Nueva Quintana sobre’l conceyu de Degaña. Tenía que ser dalgo áxil, una guía pa viaxeros «alternativos». La cosa funcionó y díxome que siguiera. Nun empiezu nun tenía claro cómo diba enfocalo, el tonu, la cantidá d’erudición, de ficción o datos necesarios.
Pasu ente pasu fui alcontrando al narrador y dándo-y forma. Un urbanita mediu, fartón, vagu y suañador, turista en tierra propia, que conoz les rutes de montaña pero quier más dexales pa la visita siguiente..
–¿Puede entendese como un llibru de viaxes?
–Ye más llibru de viaxeru que llibru de viaxes. La realidá nun tien tanta presencia como la percepción y les sensaciones que provoca nel viaxeru. Y esti viaxeru quier ser como la mayoría de los que visiten Asturies cuando pueden facer una escapadina. Hai muncho que ver o que caleyar, pero quier disfrutar de la famosa gastronomía asturiano qu’amás de ser cultura ye fascinante. Pretendo que’l llector disfrute pero que se dea cuenta de qu’hai más posibilidaes y nenguna ta mui lloñe de la mesa.
–¿Con qué criteriu s’escoyeron los 24 conceyos qu’aparecen nel llibru?
–Foi dalgo casual. Oportunidaes propuestes por amigos o familia, con una tendencia inevitable al occidente, que ye lo menos conocío.

«La creación d’un narrador convincente ye un llabor
fundamental»

–El llibru parez toa una reivindicación del hedonismu…
–Ta claro que l’heroe homéricu actual ye Homer Simpson (nel doblaxe sudamericanu llámenlu mui acertadamente «Homero») y si dalguién lu llamara «hedonista» diba citalu na cai, al llau del bar de Moe. Asina funciona la sociedá consumista, la busca del placer inmediatu y renovable. Los placeres propuestos nel mio llibru son mundanos, son simples, pero namás se dan nos sitios visitaos. Puedes facer compres per Internet dende Allande, pero pa esfrutar d’unos tortos con picadiellu de bandera tienes que tar nun llugar d’Asturies qu’aparez nel llibru, que namás pretende que toos estos hedonistes espardíos sepan ónde dir…

–Usté yera conocíu pola so faceta de cuentista, con un estilu bien personal que sigue patente en «Pasajero en Asturias»…
–Hai una distancia ente autor y narrador que nesti llibru nun son quien a ver la mayoría de los llectores. Na presentación del mio primer llibru había un paisanu que taba convencíu de que yo yera un asesín o polo menos un pervertíu sexual. La creación d’un narrador convincente ye parte fundamental de la xera d’escribir, pero l’autor nun tien qu’aparecer.

«Prestaríame escribir una segunda parte
del llibru. Queda muncho por ver»

–Propón una visión d’Asturies a mediu camín ente lo onírico y lo real, na qu’axunta lleendes documentaes con otres inventaes. ¿En qué midida s’inscribe nesa tradición que busca lo maraviyoso na cotidianeidá?
–Nel fondu quiero ser un publicista como Gonzalo de Berceo, crear los textos necesarios pa que cualquier viaxeru quiera venir per equí nel so peregrinaxe a la busca del placer.
Y uso les sos armes, la ficción y lo más averao a mi. Él tenía qu’escribir de santos y milagros, que
yera lo que convencía a los viaxeros del so tiempu, y yo tamién invento milagros. ¿Por qué tien qu’haber pantasmes nos caseríos d’Escocia y non equí? Cunqueiro tamién los alcontraba nes tabernes gallegues…
–Usté ye cuentista, antólogu, viaxeru… ¿Qué ye lo que tien agora mesmo Antonio Valle ente manes?
–Espero que dientro d’un mes, aproximadamente, salga’l mio primer llibru pa neños, «Tino y la alfombra mágica». Tamién toi rematando un llibru de cuentos y dándo-y vueltes a una novela, pero pol momentu toi llevándolo ensin priesa. Quiero facer una segunda parte de «Pasajero en Asturias». Queda muncho por ver.
A %d blogueros les gusta esto: