Por Regina Buitrago

Se presentó en Fade el libro ´El género en la actividad empresarial: un estudio aplicado al sector cultural en España y Asturias´.

La sala de exposiciones de FADE, aún decorada con las obras de arte de distintas empresarias de las cuáles he hablado en anteriores crónicas, acogía la presentación del libro El género en la actividad empresarial: un estudio aplicado al sector cultural en España y Asturias escrito por la doctora cum laude en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo y profesora titular de Organización de Empresas Beatriz Junquera.

La editora del mismo, Marta Magadán (Septem), presidenta a su vez del Gremio de Editores, compartía las tareas de anfitriona, junto con el presidente de Fade, Severino García Vigón y la presidenta de Asem Empresa Mujer, Kike Gómez Haces.

La obra, cuyo título ya adelanta su interesante contenido, tuvo el tirón de atraer hasta dicho emplazamiento a la directora de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial Rosina Gómez Baeza, al presidente del Consejo de Comunidades Asturianas Manuel Fernández de la Cera y a varios de sus compañeros académicos en la asignatura de Organización de Empresas como a Beatriz Fernández, Jesús del Brío, Susana Pérez López que acudió acompañada por Edelmiro R. Barrero y María Mitre. También acompañó a su amiga, la profesora Mónica Ordiz (Administración de Empresas).

Entre el público, reducido y selecto, Daniel Díaz Anca, un joven empresario, concesionario de la cafetería del Auditorio, en compañía de la también empresaria Charo Gómez Haces; la secretaria del Idepa, Margarita Collado y la diseñadora de joyas Isabel Amigo, muy favorecida con su nuevo flequillo y sus pendientes de menisas que en su día inventó y que ahora se pueden ver también (como idea suya) en gemelos para los chicos, incluso decoradas con corazones o mensajes de amor.
Marta, total look in grey es capaz de sentar durante más de una hora a todo un presidente de los empresarios de la región y de la Cámara de Comercio de Oviedo como es García Vigón y que intervenga éste diciendo que: “no se ha podido pensar en un marco más adecuado, me alegro de que estéis aquí, en la casa de los empresarios”. Tras Vigón, otro peso pesado del empresariado femenino: G. Haces, quién no desaprovechó la oportunidad para “meter una cuña de Asem”, reivindicó la celebración del Ocho de marzo y resaltar que: “las mujeres no tenemos acceso a las redes de información masculinas con clave de funcionamiento, unas claves situadas en unas horas en las que no nos interesa estar: de copas, por la noche…”. Seguidamente, suave pero contundente, Rosina G. Baeza instó a las mujeres a “abandonar los espacios de silencio” y concluyó diciendo que “no es hora de lucha, sino de pactos”. También intervino la autora, de brillantes ideas coronadas por una cabellera tintada en rojo. Menos mal que existen estas mujeres tan cercanas, llenas de prácticas y sanas ambiciones de las que siempre tomar buena nota!
A %d blogueros les gusta esto: