El asturiano obtiene el galardón de Septem Ediciones con ‘Círculos de tiza’

Él asegura que la tenía aparcada en un cajón, sin saber muy bien «qué hacer con ella» y que la había escrito hace un par de años, «esperando su ocasión» para salir a la luz. Entonces, un día decidió presentarla al premio ‘Letras’ de novela corta, convocado anualmente por la editorial asturiana Septem y que este año alcanzaba su sexta edición. Ayer por la mañana, Javier García Cellino recibió la noticia -vía telefónica- de que el protagonista de su historia, Julio Colinas, había recibido el reconocimiento del jurado, presidido por el escritor, profesor y articulista Luis Arias Argüelles-Meres.

A la condición de finalista, además de ‘Círculos de tiza’, presentada por Cellino bajo el seudónimo de Julio Alvarado, se presentaron otros 51 trabajos. De esa colección, tan sólo tres obras llegaron con vida a la terna final. Una de ellas, la del también asturiano Marcelino García, que recibió una mención especial con su novela ‘El culto’, «por su estilo arriesgado e innovador, cercano a la narrativa norteamericana».
Respecto a la obra de Cellino, Luis Arias Argüelles-Meres mencionaba, poco después de hacer público el veredicto, que ‘Círculos de tiza’ es «una novela clásica de estructura, con una acción desarrollada en las cuencas». Además de «su interés sociológico», el presidente del jurado destacaba ayer al mediodía el recurso del ‘flashback’ para contar la infancia, edad adulta y madurez del protagonista.
El jurado; compuesto por Armando Murias, Rubén Rodríguez, Jesús Rivas, Antonio Valle y Manuel Herrero, además de Argüelles, valoró también el retrato de las cuencas mineras -donde se ambienta la obra- tanto en los años 50 como en la época de la Transición (casi dos décadas después).
Respecto al ganador, Javier García Cellino (La Felguera, 1947) es conocido por sus textos como poeta. Aunque en su primera incursión en la novela no le ha podido ir mejor, al obtener el VI Premio Letras. A la satisfacción por obtener otro galardón en su trayectoria -ha ganado, entre otros, el premio Juan Ramón Jiménez de poesía (2005) por su libro ‘Sonata triste para un abecedario’- se une la publicación de la obra y los 1.000 euros de dotación económica del premio. Sin embargo, ésta no será su última incursión en la narrativa. Cellino empezó su trayectoria con los relatos cortos, y después de pasar por varias épocas en su poesía, su siguiente novela será ‘La escuela del italiano’ -en la que cambia la ambientación de La Felguera por Valladolid- y que ya aguarda su oportunidad para lucir en una editorial o en concurso literario.
Además de su condición de escritor, la biografía del autor asturiano arroja varias pinceladas en distintas disciplinas como el periodismo, las asociaciones culturales o incluso en la Universidad.
En su trayectoria, como él mismo explica al repasar sus obras, hay tres tipos de poesía: una de la experiencia, otra más metafísica y la última -la que inauguró con su poemario ‘Sonata para un abecedario’-, «más surrealista y más onírica, con imágenes». Precisamente, en esa línea estará uno de sus próximos trabajos, que ya ha concluido y que será su siguiente libro de poemas. Llevará por título ‘Veladuras’ y será un repasó con esqueleto de versos a algo más de cuarenta pinturas.Esa concepción de la poesía que él describe como «más fantástica en cierta manera» es propia de su relación con los versos. Además de su regreso a las poemas, el escritor felguerino recupera sus inicios con el relato breve en ‘La conferencia’, un recopilatorio de varios textos que tenía guardados, y se consolida en la novela con ‘La escuela del italiano’ y ‘Círculos de tiza’.
A %d blogueros les gusta esto: