Los clientes de los hoteles deben de reparar qué certificaciones de calidad tienen los establecimientos antes de formalizar sus reservas, para de esta manera tener las máximas garantías de que van a disfrutar de un alojamiento satisfactorio y donde los sobresaltos que puedan arruinar su estancia no tengan cabida. Y es que un descanso totalmente placentero no siempre se logra.
Para que algo tan elemental como esto sea posible, Asturias se convirtió recientemente en la comunidad española pionera en elaborar un estudio para que los hoteles alcancen la excelencia y de paso la plena satisfacción de sus clientes.
El libro titulado «Manual de Calidad para Hoteles», del que es coordinador el empresario hotelero Alberto Martínez Villa -ex presidente de Unión Hotelera-, ayuda a descifrar estas claves. Indica a los empresarios, paso a paso y departamento a departamento, la metodología que tienen que aplicar en cada momento.
El Club de Calidad Casonas Asturianas -la primera marca de calidad que hubo en España-, junto con el programa del Principado «Soñar en el Paraíso», que sólo la tienen los establecimientos hoteleros con altos estándares de calidad, son los dos ejemplos de partida que reflejan el buen hacer en la hotelería en Asturias.
La novedosa publicación es fruto de un proyecto que comenzó Unión Hotelera del Principado de Asturias hace dos años para elaborar un manual que estuviera basado en casos reales que se registraron en establecimientos hosteleros de la región y en el que se integran también de forma comparativa las certificaciones de calidad ISO 9000 y la UNE 182001, anteriormente denominada «Q» de calidad.
«Nos planteamos este proyecto porque hay cierta confusión en el sector sobre las normas a aplicar, y lo que hicimos fue comparar ambas y establecer donde se pueden ejecutar», concretó Alberto Martínez, quien coordinó el grupo de trabajo que estuvo formado por técnicos de Unión Hotelera, del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), la certificación de calidad AENOR, la consultora regional, Astureco y la Escuela Universitaria de Turismo, de Oviedo.
Martínez Villa explicó que en este libro se encuentran reflexiones, «porque hay muchos distintivos y muchas marcas de calidad que generan confusión», que explican lo que significa cada una de ellas y ayudan al viajero a que las pueda identificar visualmente, al tiempo que les explica el grado de complejidad y de alcance que tiene cada marca.
En este aspecto el Principado es una comunidad autónoma privilegiada, ya que es la que más certificaciones de calidad tiene en establecimientos turísticos.
En la publicación se ponen en valor dos iniciativas asturianas relacionadas con la calidad en los establecimientos hoteleros: Casonas Asturianas Club de Calidad y «Soñar en Asturias».
La primera de ellas es una marca regional que fue creada específicamente para hoteles situados en una ubicación rural o natural, de menos de veinte habitaciones y construidos de acuerdo con una arquitectura singular.
La marca Casonas Asturianas exige también el cumplimiento de otros requisitos, como accesos y estacionamiento, recepción, zonas comunes, habitaciones, cuartos de baño, restaurante, gestión medioambiental, gestión de calidad y seguridad del cliente. El hotel que supere todas las auditorías puede pasar a formar parte de este selecto Club de Calidad.
El Principado otorga también la distinción de calidad «Soñar en Asturias», que regulan los propios establecimientos hoteleros. En ella tienen cabida las instalaciones hoteleras que destaquen por su calidad y también por su esmerado servicio al cliente.
Es condición indispensable para poder lucir esta distinción en la fachada de los edificios la existencia de elementos arquitectónicos, ornamentales o etnográficos que lo vinculen a Asturias, para de esta manera reforzar su imagen como destino de calidad.
Los requisitos que tienen que cumplir estos establecimientos son similares a los exigidos a las Casonas Asturianas. Ambas distinciones se renuevan anualmente.
A %d blogueros les gusta esto: