Asesinos, testigos, cómplices y víctimas toman la palabra en los catorce relatos que ha trazado el asturiano Manuel D. Abad en su conjunto de relatos “Vasos sucios en la madrugada”.
Una obra editada por Septem en la que este joven narrador (Oviedo 1968) establece la fina línea que separa la vida de la muerte, el azar, un torbellino de sentimientos cruzados y desenlaces sorprendentes se abren paso en unas narraciones donde Patricia Highsmith se toma una copa con Jim Thompson y Raymond Carver comparte barra con Boris Vian o Hanesh Kureshi, mientras todos contemplan un polar de Jean-Pierre Melville o Henri-Georges Clouzot. Relatos crudos y sin concesiones. Como la vida misma.
Vasos sucios en la madrugada” arranca con el relato “Una sirena en la noche” en la que con un lenguaje actual, el autor demuestra su enorme capacidad visual para crear distintas atmósferas que nos irán llevando por los trece relatos restantes con títulos tan sobrecogedores como: “El parricida de Sotrondio”, “La víctima y su espejo”, “La asignatura de la miseria”, entre otros.
A %d blogueros les gusta esto: