Estrella Flores-Carretero
Septem. Oviedo, 2008.
195 páginas, 20 euros
Que se lo digan a Woody Allen: la consulta de un psicólogo es una buena fuente de materia prima si se trata de radiografiar las pasiones humanas. En esta novela, la primera que publica la extremeña radicada en Madrid Estrella Flores-Carretero, la consulta de su protagonista, psicóloga de profesión, es el escenario principal donde se libra una particular batalla contra el fantasma de la traición. La autora, también psicóloga, nos advierte en la ficha biográfica de su gran interés “por las emociones y reacciones de los seres humanos”.
Y su historia lo subraya: Carmen es una profesional entregada a su trabajo que de pronto descubre que su marido la engaña con otra. No podemos culpar al personaje del trauma que sigue a su descubrimiento: la amante del marido, que es paciente suya, se lo comunica sin ahorrarle detalles ni insultos, aunque en apariencia no sabe que está hablando con su rival. Dolor, traición, amistad, resignación…
Flores-Carretero toma los mimbres con que se construye la vida, los que –imagino– tantas veces ha reconocido en su consulta, y nos los sirve en crudo. Lo advierte el filólogo Juan Moriche en el prólogo: “Carmen […] trabaja en lo que le gusta y ama al hombre que siempre ha deseado […]. Se siente tan segura de él que ni se plantea la idea de que algo o alguien pueda truncar su acomodada vida”. Ajá. He aquí el común error, que la literatura lleva tanto tiempo haciéndonos notar. La vida siempre comporta un riesgo.
Care SANTOS
A %d blogueros les gusta esto: