Como dije en la entrega (Antonio Valle) y repito, esto no es un premio a unapersona sino a una obra, donde hay cuatro fundamentos: los dibujos de Carlos Álvarez Cabrero, la idea planteada, los escritores que se atrevieron aparticipar en semejante aventura y la labor editorial.

En el pedestal del trofeo (titulado Apolo, aunque yo creo tiene grandes semejanzas con Alien, el Octavo Pasajero) pone “Premio de Novela en Castellano”. Todos sabemos que nuestro libro ni es una novela ni está en castellano, pero, bueno, nadie es perfecto.
Planteé que el escultor, Jaime Herrero, refundiera la pieza para hacernos treinta y tantos pequeños modelos a escala, llaveros, colgantes, algo así. Pero nadie me tomó en serio. Siendo este el premio a una obra conjunta (y creo que el término adecuado lo usó porprimera vez Ana Vega: libro-homenaje a Carlos Álvarez Cabrero), creo que lo más adecuado es que esté en manos del homenajeado.
Carlos pasó por la saladonde se entregaban los premios pero no esperó al aplauso merecido, así que hoy (viernes), en la calma del Bar Olivar, le he entregado el premio que hemos logrado entre todos. Espero que este sea mi último mensaje “desde el mundo dibujado”, en verdad os digo, y que nos veamos cualquier día para celebrar lo por los Olivares, los autobuses o los parques temáticos.
Mil gracias otra vez, enhorabuena a todos y un fuerte abrazo.
Toño Valle
A %d blogueros les gusta esto: