Colaborador en diarios y revistas, entre ellas ‘Ruta 66’, especializada en rock, este polifacético asturiano recaló recientemente en Zamora para presentar en la sala Berlín su novela ‘Vasos sucios en la madrugada’. De paso, Manolo D. Abad, aprovechó para ejercer otra de sus aficiones y se sentó a la mesa de mezclas para ofrecer una sesión de música en el local.
-¿Por qué eligió Zamora para presentar su novela?
-Mi vinculación con Zamora viene de hace muchos años. Mis padres tienen una casa en La Encomienda, he pasado muchos veranos aquí y conozco a mucha gente. Me encanta el sitio; además, es ideal para escribir.
-¿Es esta su primera publicación literaria?
-En solitario, sí, aunque he participado en antologías, como la del dibujante de cómic Joaquín Ladrón o en la de José Carlos Álvarez Cabrero, en la que pusimos letra a los dibujos de uno de los mejores artistas gráficos.
-¿Por qué eligió ahora la novela negra?
-Creo que la novela negra nos permite utilizar muchos más registros y licencias. Me parece un género más adecuado para la realidad que vivimos.
-¿Vivimos en una realidad de crímenes?
-La realidad es un crisol de sensaciones; tiene su parte buena, pero también una parte dura, y creo que hay que vivir las dos, pero no mirar para otro lado ante lo que ocurre alrededor.
-¿Es una obra para un público joven?
-Podría estar dirigida a un público joven y urbano, pero también llega a lectores mayores. Yo pensaba que no, pero algunos me han hablado muy bien de ella, así que no es excluyente. Quizá también se deba a que he buscado la sencillez expresiva, porque ahora parece que los libros se venden al peso, y si no tienen 600 páginas no son interesantes. Creo en la intensidad y en la depuración, y cuando alguien me dice que se han leído la novela de una tacada me encanta, porque significa que has captado su interés.

A %d blogueros les gusta esto: