El abogado mierense Braulio Antuña acaba de publicar «¿Alguien me puede decir dónde puñetas están mis maletas?» (Septem Ediciones), un manual sobre los derechos de los usuarios del transporte aéreo en el que desgrana todas las incidencias que puede sufrir un pasajero y apunta qué, cómo y dónde debe reclamar.

-¿Qué le decidió a escribir un manual para los usuarios del transporte aéreo? ¿Alguna mala experiencia personal?
Cuando escribí mi primer libro, dedicado a los derechos del consumidor en el sector turístico, ya abordé el tema de los pasajeros de los aviones y me di cuenta de que daba para un volumen entero. Se trata de una problemática muy actual, ya que cada día hay más gente que utiliza los aviones y las incidencias van en aumento, aunque, en este sector, más que hablar de incidencias sería mejor hacerlo de indecencias.

-¿Indecencias?
Sí, indecencias. Se ve cada caso que se te cae el alma a los pies. Hay un montón de ejemplos de indecencias. Desde el de la chica que llevaba «piercings» en el pecho y a la que los responsables de seguridad de un aeropuerto le dieron unos alicates para que se los quitara, hasta a quien se le pide que se quite una pierna ortopédica para embarcar. Se están aplicando normas muy estrictas, demasiado. El miedo no puede convertirse en excusa para recortar derechos.

-El transporte aéreo español está sufriendo numerosos retrasos y cancelaciones que han afectado a las conexiones de Asturias, especialmente el pasado fin de semana. ¿Qué puede hacer el viajero afectado?
No voy a entrar en quién es el culpable de lo que está sucediendo, pero no cabe duda de que lo lícito y lo consecuente es que el usuario presente una reclamación a la aerolínea. Tiene todo el derecho a ello y hay un reglamento comunitario bien claro que lo ampara. Otra cosa sería que haya unos condicionantes meteorológicos extremos o unas causas de fuerza mayor… Pero las compañías no pueden conculcar así como así los derechos que asisten al viajero, que pueden y deben reclamar que se les reembolse el dinero, compensaciones y atenciones derivadas de una cancelación o un retraso de cierta entidad en su vuelo.
sigue en LNE
A %d blogueros les gusta esto: