En la Delegación del Principado de Asturias en Madrid, situada en la calle Santa Cruz de Marcenado número 2, esquina con San Bernardo, el escritor José María Fraguas, presentó su novela No se lo digas, editada por Septem Ediciones. En el acto estuvo acompañado por sus hermanos, María Fraguas, Doctora en Ciencias de la Información y escritora; Antonio Fraguas “Forges”, historietista y humorista gráfico y Rafael Fraguas, periodista y escritor. 
Coordinó el acto Miguel Munárriz, Delegado del Principado de Asturias en Madrid, quién fue presentando a los hermanos Fraguas de Pablo.
Divertida anécdota 
Intervino en primer lugar, María quién había escrito unos folios que fue leyendo hasta que advirtió que le faltaba el último de ellos. Como no aparecía, acabó pues su disertación y continuó en el uso de la palabra, Rafael, fundador y periodista de El País, y después Forges, que comenzó diciendo:”Ha aparecido la hoja que había extraviado mi hermana”. Y aclaró: “Mis hermanos que han escrito varias hojas no las han numerado, ninguno de los dos”. María finalizó leyendo la última hoja. Cerró el turno de intervenciones el autor del libro, José María, “Pirri” o “Pirracas como recordó Forges que le llaman, muy emocionado y contento por el apoyo de sus hermanos y asistentes que llenaban el Salón de Actos de la Delegación del Principado de Asturias.
El libro 
“En un lugar sin luz, con la respiración contenida, esperaba no ser atrapado. Oí aproximarse los pasos que me buscaban hasta sentirlos tan cerca como el latir de mi corazón. Cuando se alejaron no tuve tiempo de tranquilizarme; una mano se puso sobre mi pierna y me sobresalté. Deslicé la mía sigilosa-mente para identificarla. Al palparla sus dedos me acariciaron y un cosquilleo nervioso, interno, corrió por mi sangre hasta sofocarme. Toqué un anillo y un bulto frío junto al pulgar. Al parecer la oscuridad no era suficiente para interiorizarlo y al acoplarse las cuatro manos cerré los ojos emocionado. Giró mi muñeca, cerró mis dedos de uno en uno, envolvió mi mano con la suya y me apretó con fuerza. Después la abrió y se la llevó sobre el pecho abultado y duro pero tan chico que lo cubrí entero con la palma de mi pequeña mano”.
Así comienza No se lo digas, la cuarta novela de José María Fraguas De Pablo; con el realismo que caracteriza su escritura, interpreta la experiencia de la realidad desde vivencias y recuerdos.
Punto de partida
El punto de partida de No se lo digas, es un instante que quedó detenido en la memoria, que ni quisiera pintó de amarillo el tiempo o se guardó borroso y desdibujado como muchos otros.
Pedro, el protagonista, relata en primera persona un buen número de escritos con el propósito de estimular su curiosidad y por el puro placer de indagar en su memoria para encontrar el detalle y las percepciones sobre las que nunca antes se había interesado. Reviviendo pequeñas cosas, evocando ilusiones, complejos, sueños y aspiraciones de su adolescencia, se topa con el espejismo de una relación y el ensueño de una mujer que merece un sitio en su vida. Con el tiempo disfruta al releerlos e intentará ordenarlos en su nueva casa y, sobre todo, en su cabeza.
Después de “La mujer del farero“, “La pirámide de cartón“, “La caja del cachimán“, y ahora con No se lo digas, Fraguas vuelve a reivindicar la ternura y la sencillez a través del espacio recuperado al tiempo de los recuerdos.
El autor
José María Fraguas de Pablo, madrileño, hijo de gallego y catalana criada en Donostia, pasó su infancia en una amplia familia en la que es el octavo de nueve hermanos.
Realizador de televisión, ingresó en Televisión Española en 1976, y desde entonces ha desarrollado una rica e innovadora carrera profesional como realizador, productor ejecutivo, director y guionista.
Con cientos de programas en su haber, llevó su experiencia profesional a diversos canales de televisión españoles (Telemadrid, Canal Sur, Canal 9, La 2) y también al cine, participando en el rodaje de una veintena de películas.
Personalidad inquieta y polifacética, ha ejercido además como profesor de lenguaje audiovisual, realización y teleperiodismo en distintas instituciones públicas y privadas, ha dirigido revistas de cine y participado en grupos musicales.
Su ojo crítico y atento de realizador de televisión le permite describir los ambientes y los diálogos con pinceladas magistrales, como si fueran trozos de realidad. No en vano, es un contador de historias nato. Ha escrito y dirigido numerosos cortos, reportajes y documentales, siempre para contar entreteniendo, desde su original punto de vista.
A %d blogueros les gusta esto: