«“Retrato de desposados con panamá a su frente” no es básicamente una novela de tesis; se centra en sus personajes y en su forma de ver el mundo». Así definió ayer Xuan Xosé Sánchez Vicente (Gijón 1949) su última obra escrita en castellano durante su presentación en el Club Prensa Asturiana de La Nueva España.
En el acto, además del autor intervino la editora, Marta Magadán, de Septem Ediciones, y Antón García, escritor y crítico. «Sánchez Vicente es un autor que ocupa un lugar importante en la narrativa asturiana por méritos propios», aseguró Magadán para abrir el acto, al tiempo que señalaba que la primera obra en castellano del autor asturianista fue «No miréis al mar».
En líneas generales éste es su argumento: el abandono de un recital de canción asturiana por parte de una pareja de jóvenes pone en marcha un proceso que nos llevará desde los primeros años de este siglo hasta los primeros del XX, para, a continuación, volver a traernos, a través de la monarquía de Alfonso XIII, la Guerra Civil, el franquismo y la Restauración Democrática, hasta nuestros días.
«Una prosa directa y magnífica, junto con una sorprendente estructura, harán, sin duda, disfrutar a lectores y lectoras cultos y sensibles», resumió Antón García, que se confesó un admirador de las novelas de Xuan Xosé Sánchez Vicente.
«¿Qué sería de la literatura asturiana sin este autor», se preguntó. «La mitad», respondió a su pregunta Antón García, al tiempo que confesaba que prefería las obras escritas en asturiano, «con las que empecé a conocer a Xuan Xosé Sánchez Vicente en la época de la revista “Asturias Semanal”».
Para finalizar, el autor advirtió a los lectores de que pueden pensar que se trata de una novela poco optimista, «pero es sólo una historia que plantea un desarrollo vital de dos personajes; y la única novela de los últimos cincuenta años en la que un cura está bien tratado», señaló con humor Sánchez Vicente.
A %d blogueros les gusta esto: