Por la izquierda, Melchor Fernández, Marta Magadán,
Alberto Polledo y Pepe Monteserín. 
Alberto Polledo pidió un deseo: que llegue el día en que los perros que cuidan el rebaño acudan aterrorizados al pastor para informar de que las ovejas han dejado de ver la televisión y se han puesto a pensar.
La metáfora encierra una crítica a esto que se da en llamar ser humano, depredador peligroso. Polledo, librero y escritor, reunió sus 72 artículos sobre naturaleza publicados en La Nueva España y los convirtió en libro, «Geodestellos» (Septem Ediciones), que ayer fue presentado en el Club Prensa Asturiana por el escritor Pepe Monteserín y el periodista Melchor Fernández Díaz, consejero de Editorial Prensa Asturiana.
«Geodestellos» contiene todo el amor hacia la naturaleza y todo el recelo hacia quienes la malgastan. A Polledo le interesa la naturaleza en general y la asturiana en particular, y denuncia que «ni la sociedad ni la Administración están a su altura, intentan vender el solar astur por un plato de lentejas».
La relación de asignaturas pendientes planteadas por Polledo fue amplia: la caza furtiva, el final del ciclo de los salmones, la inoperancia de la Administración con las angulas, el oso, el urogallo… «Ha llegado el turno de acabar con los lobos en toda Asturias», y parece estar cercano el «entierro» del ovetense Campo San Francisco, con los planes del «parking» subterráneo.
Melchor Fernández destacó el «mensaje fraternal y reivindicativo en relación con la naturaleza» de los artículos de Polledo, del que aprecia «una actitud franciscana, aunque no descalzo, sino calzado con botas de montaña». Monteserín, por su parte, animó a Polledo a retomar sus artículos en La Nueva España.
A %d blogueros les gusta esto: