Portada del libro “Con vistas al Naranco”.
-¿Es usted un político intelectual o un intelectual dedicado
a la política?
Soy simplemente miembro de una generación que Juan Cueto
llamó “muy pelmaza y leída”.
-Jurista, intelectual, político, ¿hay predominio de alguna
de estas facetas sobre las demás?
Jurista lo fui por profesión, político por vocación desde
que ya con once añinos escribía en casa un periódico que mi padre pasaba a
máquina en su despacho luego, intelectual porque lo dice usted aunque yo no me
lo creo.
-Su padre fue Alcalde de Oviedo durante el franquismo; usted
fue Alcalde de la misma ciudad por el Partido Socialista. ¿Evolución o
contradicción?
Todo producto de la compleja, y maravillosa por otra parte, historia
española.
-¿Qué obra o qué actuación destacaría de su época como
Alcalde?
El haber cumplido con lo que ahora la Constitución ha venido
a sancionar de cumplir con los principios contables.
-¿Aspira a emular a su padre y tener calle en Oviedo?
Hace unos días mientras un ladrón me encañonaba pensé que me
había llegado lo que se dice mi hora y lo que ocurra conmigo después ya no me
concierne sino a mi familia y mis amigos. No me importan nada los homenajes y
comprenderá que menos todavía los póstumos. Mi padre no creo que aspirase a
calle alguna, por cierto una de las mejores de la ciudad con la que soñó en su
tiempo.
-Aunque se dice que segundas partes nunca fueron buenas,
¿baraja la idea de repetir como candidato a la alcaldía de Oviedo?
Soy un lector constante del Quijote, eso de las segundas
partes no son buenas está escrito con una contradicción pues viene en la
segunda parte de la obra, que, casualmente, y lo dicen muchos, es mejor que la
primera. En cualquier caso, mi tiempo municipal está terminado. Yo tuve un
segundo mandato, que pienso, debió de ser mejor que el primero pero los
ciudadanos opinaron legítimamente lo contrario. No debería de haberme
presentado al tercero como fue mi sincero criterio.
-¿Por qué los políticos no tienen edad de jubilación?
¿Y porqué se fija una edad convencional para la jubilación? Lo
que tienen que jubilarse son las listas cerradas y bloqueadas de los partidos
políticos.
-¿Desde Bruselas se pueden defender los intereses de
Asturias? ¿Cómo?
Lo primero hay que estar al quite y además de interesarse
por los temas europeos y españoles abrir bien los ojos. Ahí estuve con el
llamado efecto estadístico que perjudicaba a Asturias, con el carbón, con el
Musel, con la capital cultural para Oviedo, que bien se merecía…No todo sale,
por supuesto, pero hay que estar.
-Gran parte de su obra se escenifica en torno a Asturias y,
especialmente, a Oviedo. ¿No es frustrante que a pesar de nuestra brillante
historia estemos a la cola de España política y económicamente?
No estamos en un mundo ideal pero hay que luchar porque lo
alcancemos.
-En una época en la que la clase política se nos aparece
como la principal preocupación de los españoles por la corrupción imperante y
por la opacidad en torno a sus fortunas, que ha tratado de paliarse
recientemente con la publicitación de los patrimonios personales de Diputados y
Senadores, usted ha sido un adelantado en el ejercicio de la transparencia, lo
cual es muy encomiable. ¿Cree usted que esta medida basta  para prestigiar a la clase política ante la
ciudadanía o debe ir acompañada de otras medidas complementarias?
Publicité mi patrimonio atendiendo a una petición pionera
que hizo en su día un concejal de Oviedo entonces, Carlos Fernández Llaneza,
pero desde el primer día en política hice declaración notarial de bienes como
me recomendó Rafael Fernández, primer presidente de la autonomía que acaba de
fallecer. No es suficiente por supuesto, los controles han de ser constantes. Acabo
de llegar de Italia donde la política es una vergüenza por la corrupción y la
mafia. Hay que poner un coto firme en toda Europa y en el mundo, donde se
pierde mucha solidaridad con los países pobres por ese tipo de problemas. Los
paraísos fiscales es la peor desestabilización de la economía.
-Los medios de comunicación se han hecho eco de su intención
de liderar un frente contra las auditorías. ¿Considera usted que los informes
que emiten estas sociedades no gozan de independencia y neutralidad?
Las auditorías tienen prestigio indudable pero el Comisario
Barnier, de Francia, se ha percatado de su problemática derivada del
oligopolio. Le he apoyado desde el Parlamento con un informe que lleva mi
nombre y estoy dispuesto a seguir haciéndolo en el texto articulado y en su
trasposición a las legislaciones nacionales y, como Barnier pretende, al
G-20,aunque no oculto las presiones en sentido contrario de quienes defienden
el statu quo.
-Es usted ejemplo de superación personal. Ha sabido reencontrarse
consigo mismo y sobreponerse al infortunio. ¿Cuál es la fórmula del éxito?
En mi libro “Con vistas al Naranco” pretendo
contar algo de mi experiencia con el ictus, la soledad y la literatura que
espero sirva a otros con semejantes circunstancias
-Su actual condición de eurodiputado le obliga a llevar una
vida un tanto errante. ¿Comida belga, francesa o española?
He perdido un poco el apego a la buena mesa, al comer sin
apenas condimentos, pero sigo creyendo que la mejor cocina está en el Norte
Cantábrico de España
-¿Cuál es su plato o platos favoritos?
La merluza del ovetense Nalón y de forma cotidiana las
gambas fritas como las sirve también en Oviedo Punto y Coma.
-¿Le gusta cocinar?
En absoluto. Lo reconozco.
A %d blogueros les gusta esto: