Carmen Menéndez.

Entrevista de David Orihuela a Carmen Menéndez en La Nueva España, sábado 1 de
octubre de 2011 
«Este libro de relatos nació hace seis o siete años, cuando
dejé de tirar a la basura todo lo que escribía, y se cerró con una novela que
se quedó en relato»
Carmen Menéndez se ha vaciado, primero vino su novela
(Mantis), en 2009, y ahora el libro «El corredor vacío y otros relatos». Julia,
la protagonista de «Mantis», se salió de uno de aquellos relatos de Menéndez
para habitar en una novela, ahora ha ocurrido lo contrario, algún texto que
quería ser novela se quedó en pequeño formato, que no menor. Este nuevo libro,
en el que la autora repite con Septem como editorial, ha servido también para
vaciar cajones de todo aquello que merecía la pena, pero que dormía desde hace
tiempo. Menéndez, licenciada en Psicología, presenta su obra el próximo 4 de
octubre, a las ocho de la tarde, en el Club de prensa de La Nueva España. La
acompañarán el escritor Ovidio Paredes y la editora Marta Magadán.
-¿Cuándo empezó a llenarse «El corredor vacío»?
Cuando dejé de tirar a la basura lo que escribía, hace unos
seis o siete años.
-¿Y cuándo se llenó del todo?
Hace un año, cuando escribí el último relato. En principio
yo pensaba que los relatos no tenían nada que ver entre sí porque fueron
escritos en momentos muy diferentes.
-¿Pero?
Al releerlos todos seguidos, ya en formato libro me di
cuenta de que en todos aparece la muerte. Hay también añoranza, sufrimiento…
no hay muchos sentimientos positivos.
-¿Hay relación con su anterior libro?
Quizás el último relato, el que da título al libro. Nació
con la intención de ser novela y se quedó corto. La protagonista es la
antítesis de Julia, la protagonista de «Mantis».
-¿Le cuesta más escribir un relato o una novela?
Son cosas diferentes, un relato es, obviamente, más corto y
requiere menos tiempo, además lo puedes abandonar y retomarlo, la novela
requiere más tiempo y más constancia, si la abandonas luego es muy difícil
regresar a ella. .
-¿Es duro escribir?
Yo no escribo para pasar el tiempo, me resulta costoso, no
en el sentido técnico, sino en el aspecto del contenido, porque a veces supone
un gran sufrimiento personal porque acaban saliendo cosas que te hacen daño.
Además, si creas un personaje te acabas metiendo en él y alejándote de ti
mismo.
-Ya no le queda nada que publicar, ¿y ahora?
Tengo buenos propósitos, como los políticos, de seguir
escribiendo.
-¿Y qué le empuja a seguir escribiendo?
Me gusta, aunque es costoso, y si ves que el libro rueda y
funciona como ocurrió con el anterior, eso te anima a seguir escribiendo, a
embarcarte en nuevos proyectos. Una de las cosas que más me atraen y que más me
enriquecen son los encuentros con los lectores que se organizan en los clubes
de lectura de las bibliotecas, me llenan mucho.
A %d blogueros les gusta esto: