Con vistas al Naranco
Pincha sobre la imagen para leer.
Si quieres leer algunas páginas del nuevo libro de Antonio Masip “Con vistas al Naranco” puedes hacerlo pinchando sobre la imagen de la portada.
¿Por qué Con vistas al Naranco?, ciertamente carezco de una respuesta precisa.
Como ovetense, el monte forma parte de mi dieta de libertad sin mácula
de sombra. Pero desde que padezco los rigores del ictus y, al tiempo, mi
escaño de diputado me aleja de Asturias de lunes a jueves, el Naranco
es el mejor bálsamo contra mis dolencias.
Salvando las distancias, me pasa un poco lo que a Proust, Cela,
Montaigne y tantos escritores enfermos a la búsqueda de remedio en la
literatura y la soledad.
Padezco, en efecto, secuelas que intento neutralizar un tanto con el
ordenador, la lectura… en definitiva, apoyado en la mirada y la
nostalgia, que es pasado y futuro.
Mágicamente, aun perdida parte de la movilidad física, mejoré la vista y
ha remitido el padecimiento, antes crónico, del insomnio; sueños
dormidos y despiertos, personales o ciudadanos, en la mezcla
caleidoscópica del Naranco, cuya cresta se me precipita apenas por
encima del Campo San Francisco.
Con Vistas al Naranco es mi grito agradecido a la vida y a mi entorno familiar y ciudadano.
A %d blogueros les gusta esto: