Raquel Díaz Rámila, Pepe Monteserín y Marta Magadán
durante la presentación en Espacio Avaart de Gijón.
Dos frentes cruzados, con el telón de fondo de la Guerra
Civil española, le han servido al escritor praviano Pepe Monteserín para tejer
una historia en la que, pese a todo, triunfa el amor. El argumento de «Me levanté herido», su última novela, presentada ayer en la galería Avaart de
Gijón, parte de una experiencia personal, la de sus padres, con el objetivo de
preservar una historia, la familiar.
Monteserín estuvo ayer arropado por un buen puñado de
amigos, acompañado por su editora, Marta Magadán, y su mujer, Raquel Díaz
Rámila, y con la familia en primer término, para hablar de un libro que «me
llevó seis años de trabajo», porque se sustenta en la experiencia personal de
su padre, Luis Monteserín, «desde la vanguardia en el frente falangista», y
también en la lucha de su madre, Luisa Corrales, «en la retaguardia, aunque en
territorio del otro bando», explicó ayer.
De las dos guerras cruzadas nace el amor, y para recopilar
esta historia el escritor ha acumulado numerosas horas de grabación con los
recuerdos paternos, amén de decenas de fotos y varios viajes para describir
fielmente los escenarios de las batallas narradas por el progenitor en el
frente Norte, Asturias, Aragón y el Maestrazgo. Es la primera vez que Pepe
Monteserín escribe sobre la Guerra Civil española, un asunto que «nunca debe
cansar, como tampoco debe cansar escribir sobre el amor». Una obra que «mi
familia reconocerá cuando la lea», indicó el autor. Y que el gran público ya
puede disfrutar también.
A %d blogueros les gusta esto: