Marta Magadán, Luis Arias, Pepe Monteserín y Raquel Díaz, ayer en
el Club de Prensa de La Nueva España.
Dos frentes cruzados, con el telón de fondo de la Guerra Civil española, le han servido al escritor praviano Pepe Monteserín para tejer una historia en la que, pese a todo, triunfa el amor. El argumento de «Me levanté herido», su última novela, presentada ayer en el Club de Prensa de La Nueva España parte de una experiencia personal, la de sus padres, con el objetivo de preservar una historia, la familiar.
A medida que se acercaba las ocho de la tarde, por la puerta de La Nueva España de Oviedo fueron entrando diferentes personalidades de la vida política, empresarial, militar, social y cultural de Asturias, que arroparon con su presencia a Pepe Monteserín en la puesta de largo de su nueva novela “Me levanté herido”.
Entre el público se pudo ver, a Ana González Consejera de Cultura y Educación
del Principado de Asturias; el concejal oventese, Roberto Sánchez Ramos `Rivi’; la cronista oficial de Oviedo, Carmen Ruiz Tilve; el presidente de la Asociación de Amigos de la Ópera, Jaime Martínez; el ex delegado de Defensa en Asturias, Baldomero Argüelles; el cronista de Teverga Celso Peyroux; los libreros Luis Martin y Alberto Polledo; el expresidente del Real Oviedo, Manuel Lafuente; José Antonio Coppen; Alfonso Toribio; Javier Carmona; el empresario, Pedro Luis Fernández; la pintora Celsa Díaz; los diseñadores Helios Pandiella y Victoria Ocio. Tampoco faltaron los escritores Armando Murias, Miguel Rojo, Jorge Ordaz, Manolo Herrero, Mariano Arias, Miguel Barrero, Javier Lasheras, entre otros muchos. 
Monteserín estuvo acompañado en la mesa por su editora, Marta Magadán, por el escritor y buena amigo Luis Arias Argüelles-Meres y su mujer, Raquel Díaz Rámila.
Marta Magadán destacó que «’Me levanté herido’ no es una obra más de idas y venidas en un contexto histórico bien definido». Por su parte, Raquel Díaz destacó que «es muy difícil vivir con un escritor» por que la fases de creación de esta novela de Monteserín «han sido muy largas y con una gran implicación emocional por parte del autor». Y señalo que la novela «es una lección sobre la Guerra Civil» pero también «es ante todo una novela de amor», desentrañó un libro lleno de «sueños, una historia de amor, no de guerra» en la que el habitual humor de Monteserín está presente en los pequeños detalles.
Luis Arias comenzo su intervención diciendo que «es un placer, un honor y una satisfacción poder estar en la presentación de la novela de un gran escritor, a la par que gran amigo». Arias destacó que el título «sintetiza en muy pocas palabras la novela» y que en él «hay cabida para la épica y para la lírica». También añadió que «admira la novela por su gran ambición narrativa, en la que hay varios registros narrativos que sirven mucho al lector y alivian su lectura».
Para finalizar, cerró el acto Pepe Monteserín, para hablar de una novela que le «llevó seis años de trabajo», porque se sustenta en la experiencia personal de su padre, Luis Monteserín, «desde la vanguardia en el frente falangista», y también en la lucha de su madre, Luisa Corrales, «en la retaguardia, aunque en territorio del otro bando», explicó ayer.
Es la primera vez que Pepe Monteserín escribe sobre la Guerra Civil española, un asunto que «nunca debe cansar, como tampoco debe cansar escribir sobre el amor». Una obra que «mi familia reconocerá cuando la lea», indicó el autor. Y que el gran público ya puede disfrutar también.
A %d blogueros les gusta esto: