Pepe Monteserín, presentó ayer su última novela “Melevanté herido” en el Plazas de Avilés. La novela recoge en sus páginas
amor y guerra en un homenaje a su padre que el autor, Pepe Monteserín, tardó
seis años en escribir, mucho más de lo que habitualmente dedica a sus libros.
Pero no es esta la única singularidad de la novela. Monteserín, que ayer estuvo
en Avilés presentando “Me levanté herido”, explicó que estas páginas
le habían acercado al lector masculino: “En general me leen mujeres. Y en
este caso hay un cambio muy grande, me leen hombres y jubilados”. Y es que
la Guerra Civil que envuelve la historia hace que le detengan en la calle
lectores, algunos de ellos de avanzada edad, que le comentan párrafos. Tal vez
el secreto sea el respeto con el que el novelista escribió los sucesos bélicos.
“No es un libro partidario; aunque mi padre era falangista trato de contar
las cosas desde un punto de vista distante, neutral. Podría haberse titulado
“Buenos contra buenos””.

Que Monteserín dedicara seis años a esta obra se señal de la
gran dedicación que le puso. “Es una novela muy compleja y además recorrí
absolutamente todos sus escenarios, entrevisté a personas, me documenté, revisé
las entrevistas que gravé a mi padre antes de que muriera…”. Las
conclusiones que aporta el padre protagonista, entrevistado con 86 años, son
reveladoras: “Son conclusiones muy sentidas y esperanzadoras en las que se
reconoce un error. No puede haber ese enfrentamiento de hermanos contra
hermanos”.

A %d blogueros les gusta esto: