Desde la memoria de Gustave, modelo de la escultora Camille Claudel, y ayudado por los Cuadernos de Anotar la Vida, que recibe a la muerte de esta en el otoño de 1943, el lector viaja por la vida de la artista, desde su infancia cuando descubre su temprana pasión por la escultura y se forja la ambición que la llevará a situarse entre los grandes artistas del París de fines del XIX, pasando por su relación tormentosa con Auguste Rodin, hasta el encierro definitivo de la escultora durante casi treinta años en el sanatorio mental de Montedeverges.

A %d blogueros les gusta esto: