Diez relatos sobre personas corrientes,
sobre una clase media atropellada con indiferencia por la actual
crisis económica, política y social.
El empleado que tiene que decidir entre
cumplir con su empresa o con su familia; la pareja de ancianos que
intenta disimular su ruina y desamparo; la joven que ve cómo se
aleja su sueño de seguir estudiando; el enfermo de hepatitis C que
repasa su infancia de postguerra mientras espera un remedio que no
llega; el profesor que tiene que afrontar situaciones que poco tienen
que ver con la enseñanza, o el grupo de treintañeros que comparten
cañas y frustración ante su oscuro futuro laboral. 
Navegando entre el compromiso y la
resignación, entre la esperanza y el desaliento, entre la ilusión y
la áspera realidad, cada uno lucha a su manera, intentando encarar
los problemas propios y ajenos con dignidad, amor y humor. Algunos lo
conseguirán. Otros, como Víctor -único personaje con nombre
propio- se quedarán por el camino.
Pero todos tienen algo en común: no
cuentan, no interesan. Son, los colaterales.
A %d blogueros les gusta esto: