Daniel García.
Daniel García Ortiguera (Coaña, 1972) es director de hotel
(el Monumental Naranco de Oviedo), y en un director de hotel centra el relato
de su primera novela, “Casual”. La novela se presenta el jueves 3 de
diciembre.
-¿O sea, que esta novela nació de una bolsa que encontró en
un trastero con una felicitación de su 19.º cumpleaños?

Así es, un día haciendo limpieza encontré una bolsa con
muchos recuerdos de mi juventud, entre ellos una felicitación de cumpleaños de
mi pandilla de entonces, a principios de los noventa. Las sensaciones que me
generó fueron tan buenas que, en ese momento, decidí escribir un relato de
ficción usando esa situación como punto de partida.

-Sin embargo, el relato es más de su cotidianeidad actual,
un hotel que se llama Continental, y de los tiempos de crisis.
La historia principal transcurre en la actualidad, pero
mediante los recuerdos de su protagonista. Se hacen bastantes referencias a los
ochenta y los noventa: música, ropa, modo de vida. La crisis económica no podía
quedar fuera de una historia actual. Pero “Casual” es una especie de
comedia, así que la crisis acaba siendo vencida.
-¿Defina: es una novela de amores, de amistades, de asuntos
laborales?
Hay de todo, también habla de tendencias en el turismo, y
además contiene mucho humor y unas cuantas escenas de sexo bastante explícitas,
que esto siempre vende bien, pero la amistad prevalece sobre el resto. El
resultado final es una parodia-tributo a la serie “Hotel”. Podría ser
perfectamente un capítulo de esa serie.
-Efectivamente, el protagonista, David Cabana, es un reflejo
del señor McDermont de “Hotel” en versión torbellino juvenil, que
puede ser ¿quién?
¿Juvenil? David tiene 41 años. Es un director de hotel
porque me apetecía homenajear al personaje que me marcó de niño. En la novela,
resuelve todos los problemas y no hay chica que se le resista, igual que en las
series de aquellos años. No veo a nadie que conozca reflejado en este
personaje, es el típico héroe “vintage”. La vida real es más difícil
para todos, por desgracia.
Dice que hay algunos nombres ficticios que coinciden con
algunas personas reales, ¿teme que alguien se dé por aludido y no lo encaje?
“Casual” está salpicado de “guiños” del
autor a modo de agradecimiento. He situado a David en mi pueblo y le he
prestado una familia como la mía y algunos personajes basados en mi vieja
pandilla, pero en ningún caso describo situaciones personales reales, ni
actuales ni pasadas; todo está dramatizado y adaptado a las necesidades de la
novela. Estoy seguro de que les hará ilusión encontrarse reflejados porque todo
está tratado de manera muy positiva, además ya son conocedores de ello. Que
nadie busque hechos reales.
-¿Cuánto tardó en concluir el relato?
Dos años, desde abril de 2013 hasta abril de 2015, pero
escribiendo sólo de cuando en cuando y normalmente por las tardes, después del
trabajo.
-La cita de inicio es “Por siempre joven”, de
“Alphaville”, ¿por qué razón?
Es una aportación personal de la editora. La canción habla
de la “juventud que todos queremos tener por siempre, de los retos y las
locuras de ser joven? la juventud es tan valiosa como un diamante”. Hay un
poco de esto en el carácter del protagonista y de todos los que vivimos nuestra
juventud en aquellos años tan especiales.
A %d blogueros les gusta esto: