Daniel García

Daniel García, ciudadano del mundo nacido en Ortiguera (Coaña) -allá por el  año de gracia de 1972- y residente en Oviedo desde 1991, ciudad que lo acogió con los brazos abiertos y de la que ya se siente un vecino más, forma parte, por cuestiones laborales, de sus instituciones turísticas, y participa activamente -y por placer-, en su vida social y cultural. Es en Oviedo donde se forma académicamente como Técnico de Empresas y Actividades Turísticas en la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias, y donde creció profesionalmente, primero, en el Hotel Restaurante La Gruta, con el cariño de los hermanos Cantón; después, en el Hotel Regente. Posteriormente, inaugura –ya como director- el Hotel Silken Monumental Naranco”, puesto que ocupa desde 2001. Entre medias y al tiempo, ha dirigido el Aparthotel Campus Oviedo y participado como ponente en diferentes másters y cursos universitarios vinculados a la Facultad de Turismo de Oviedo y a la Universidad de Oviedo. Desde 2013, ocupa la Vicepresidencia 2ª de la Unión Hotelera del Principado de Asturias. Entre sus aficiones, además del deporte -que practica con moderación porque ya tiene una edad- están la música, las series de TV y el cine, sobre todo el de los años 80 y 90. Todos estos elementos, unidos a su carácter divertido y bromista, marcan claramente la trama de Casual, su primera novela, para crear una ficción en tono de comedia romántica, fresca, dinámica y de lectura fácil.


¿Por qué, para qué y para quién escribe Daniel García?

¿Por qué y para qué…? Buena pregunta. A decir verdad nunca me había planteado en serio la posibilidad de escribir una novela, todo empezó como una especie de prueba para mí y también por una necesidad de desconectar del día a día. Mientras escribía podía hacerlo. Quería ver si era capaz de crear una historia que pudiese resultar interesante y, sobre todo, ver si era capaz de darle forma para que la trama tuviese sentido y un ritmo continuo. Por encima de todo, quería que el tono de la misma fuese el de una “comedia-romántica”, y creo que, con ciertos matices, esto lo he conseguido. Dado el carácter de esta historia, con continuas referencias al estilo de vida de los años 80 y 90, el público mayor de 30 años será el que encuentre una mayor sintonía con la misma, pero en general escribo para todo aquel que tenga ganas de pasar un buen rato con una novela sencilla, fresca y fácil de leer.

 

¿Cómo descubriste tu vocación?

Tenemos que irnos un par de años atrás, hasta abril de 2013. Después de unos años de crisis económica nos habíamos visto obligados a realizar ajustes importantes en los costes laborales del hotel, que afectaron al empleo de algunos compañeros y al salario de todos los que teníamos un cargo de responsabilidad. El ambiente estaba bastante enrarecido. Un día, realizando limpieza encontré una bolsa con muchos recuerdos de mi juventud. Estuve un buen rato recordando historias de aquellos años (finales de los 80 y primeros 90). Fue una época interesante para mí: el instituto, mis primeros trabajos en hostelería, el carnet de conducir, conocí a la que hoy es mi mujer, las salidas con la pandilla de entonces… Por algún motivo que no sabría explicar, se me ocurrió que eso que me había pasado a mí, con la bolsa de recuerdos y la situación en la empresa, podía ser el comienzo de una historia para una novela, pero la acción recaería en un personaje con el que pudiese “jugar” según las necesidades de la trama. Ese mismo día me puse manos a la obra…los dos primeros capítulos salieron casi sobre la marcha, aunque posteriormente, la idea inicial que yo tenía en mente, fue sufriendo modificaciones. En resumen, podríamos decir que mi “vocación” es un daño colateral de la crisis económica.

 

¿Qué significa para ti escribir?

Es una manera de decir a los demás que eres alguien con capacidad creativa, pero que además te gusta compartir esa creatividad y exponerte a la posibilidad de que lo que has hecho pueda tener aceptación o no tenerla. Para mi hay un punto muy interesante en todo eso. Además, en esta ocasión, durante los dos años que me ha llevado terminar “Casual”,  me ha servido como válvula de escape para liberarme de la tensión diaria.

 

¿Cuáles son los escritores u obras que siempre te acompañan?

Sonará raro, lo sé, pero no tengo escritores de cabecera. Soy más de seleccionar los libros que leo por la historia que me voy a encontrar en ellos que por quien los ha escrito, y tengo momentos para todo: a veces novela histórica, otra comedia…La verdad es que tendría que leer mucho más de lo que lo hago, pero creo que esto  nos pasa a muchos hoy en día

 

¿Qué tipo de libros vuelves siempre a releer?

Los que son capaces de sacarme varias sonrisas durante su lectura…estamos muy necesitados de buen rollo.

 

Cuando empezaste a escribir ¿tenías en mente modelos literarios de escritores a los que querías imitar?

Tenía claro que buscaba una comedia romántica, no sé, quizás algo en la línea de Federico Moccia, pero creo que me ha quedado una historia bastante más “gamberra” que las suyas, con bastantes escenas de sexo explícito, si bien es cierto que encajan perfectamente con las características y el estilo de vida del protagonista. Posiblemente, la buena aceptación que han tenido últimamente algunos libros de carácter erótico entre un público, mayoritariamente femenino, ha tenido algo que ver con esto último. Al final, si estas creando una historia es para que llegue al público, y por tanto hay que recoger en ella lo que el lector demanda o le gusta consumir.

 

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir? ¿Alguna rutina establecida o te apoyas en la inspiración del momento?

Es mi primera novela por lo que no se si procede hablar ya de manías. El comienzo fue un poco por impulso y la historia iba surgiendo a demanda, pero llegó un momento en el que la trama ya se complicaba un poco y ya contaba con varios personajes, y eso me obligó a realizar un pequeño guion de los capítulos siguientes antes de escribirlos.

 

¿En qué género te sientes más cómodo escribiendo?

Soy bastante bromista y siempre intento buscar el lado simpático a todas las cosas, incluso a las situaciones más serias que uno se puede encontrar, así que creo que en todo lo que escriba en el futuro, la comedia va a estar muy presente.

 

¿Vives la soledad del escritor? ¿Necesitas compartir lo que escribes con alguien, grupos o tertulias literarias, familiares, amigos…?

En una ocasión leí un comentario de un escritor que recomendaba a otros escritores noveles no compartir sus creaciones hasta que las hubiesen dado por terminadas, ya que existía el riesgo de que un comentario de alguien les hiciese desviarse de la trama inicial o incluso desistir de terminarla. Son muchas las historias que se pierden en los cajones de los escritorios porque sus autores han perdido la confianza en la calidad de las mismas, error importante ya que la opinión de una persona no es más que eso, una simple opinión  que otros no tienen por qué compartir. Yo quería llegar hasta el final así que seguí este consejo al pie de la letra.

 

¿Alguna vez te has sentido bloqueado? Si la respuesta es sí ¿Cómo lo has superado?

En mi caso, al no dedicarme solo a escribir, a veces pasaba bastante tiempo entre párrafo y párrafo. Realmente solo escribía cuando tenía tiempo suficiente para ponerme a ello y eso me permitía hacer acopio de posibles ideas para continuar la novela y completar los capítulos.

 

¿Cuál es la frase o párrafo que más te ha dolido suprimir en alguno de tus escritos?

De momento no he sufrido mucho el “acoso de la tijera”. El borrador de la novela, que envié en su momento a la editorial, me fue devuelto casi intacto y con algunas mejoras de estilo que son de agradecer.

 

¿Aceptas la crítica? ¿Cómo te afecta en tu siguiente trabajo?

¡Qué remedio! Quien lee un libro tiene todo el derecho del mundo a opinar sobre si le ha gustado o no, y más hoy en día que, mediante las redes sociales, estamos acostumbrados a compartir todo lo que pensamos sobre las cosas que hemos hecho. Esto lo tenía clarísimo desde el mismo momento en que decidí enviarlo a la editorial. Esa iba a ser mi primera crítica seria y creo que no puedo quejarme del resultado. Ahora falta ver la reacción del público, pero tengo asumido que es imposible que agrade a todos los lectores ya que cada uno tiene sus gustos e interpreta las cosas de una manera particular y distinta a otro. Hay que quedarse con la opinión general. Me gustaría que resultase divertido, que sea de esos libros que te dejan una sonrisa al final. No sé si la crítica afectará a mi siguiente trabajo, habrá que ir viendo sobre la marcha. En mi profesión llevamos tiempo usando las críticas de los clientes para mejorar el servicio que prestamos, imagino que el proceso será parecido, salvando las distancias.

 

¿Qué se puede conocer de Daniel a través de su novela “Casual”?

Lo primero que tengo que aclarar es que, pese a las similitudes aparentes, muchos lectores pueden enfrentarse a esta novela pensando que tiene una parte importante de carácter  autobiográfico, y eso se aleja totalmente de la realidad. La historia de “Casual” está pensada para un protagonista y unos personajes creados expresamente, y se ha ido completando con algunos recuerdos y situaciones personales que he distorsionado y cambiado en la medida que la historia lo precisaba. Todo tiene su explicación. Lo he hecho por dos motivos: el primero es un tema puramente egoísta, ya que me resultaba mucho más fácil dotar al protagonista de unos recuerdos y de una identidad que yo conocía a la perfección en lugar de tener inventarle una totalmente nueva. Y el segundo, porque eso me permitía ir dejando pequeños “homenajes” que iba introduciendo cuando la historia me lo permitía. Es precisamente en esos recuerdos, cuando el protagonista vuelve la vista atrás, dónde el lector puede encontrar más rasgos míos. Obviamente no he podido escapar de mi profesión y de mi condición de técnico de turismo, así que dentro de la historia de la novela, hay muchas referencias a este sector, empezando por la profesión del protagonista, que podía haber sido cualquier cosa, pero he querido expresamente que fuese director de hotel. Creo que puedo decir, sin miedo a equivocarme, que “Casual” es una novela tributo (u homenaje). Tributo a una etapa y a unos años maravillosos que todos los que ya tenemos una edad solemos recordar, aunque sabemos que ya no va a volver. Tributo a unos amigos y a mi familia, y a unas vivencias con ellos, tributo a una serie de televisión (“Hotel”) que me hizo querer ser lo que soy, tributo a una profesión apasionante, la de director de hotel, pero a la vez, es también una historia actual, de entramados de empresa, de amistad, de amor y sexo, puesto que todos estos componentes forman parte de la vida misma y gustan mucho a los lectores.

 

¿Cuál es tu ambición como escritor? ¿Dónde quieres llegar?

Solo tengo una ambición como escritor, divertir, que mis novelas resulten entretenidas y que los lectores no se arrepientan de comprar un libro mío. Que cuando lo hagan tengan la seguridad de que van a pasar un buen rato. No quiero más, eso ya me parece mucho.

 

¿Qué consejos darías a un escritor novel con ganas de empezar a publicar?

Sobre todo que no paren hasta terminar su novela. Que una buena historia es más importante que el estilo con el que la escribas, a mejorar el estilo te pueden ayudar. Que hagan un pequeño guion de la historia con varios capítulos porque esto les ayudará a escribir. Y que una vez terminada no la guarden en un cajón, que se informen y le envíen a las editoriales tantas veces como sea necesario hasta que alguien les conteste. En este sentido, es importante saber que una respuesta negativa es muy habitual y no quiere decir que la novela sea mala. A veces hay que modificar cosas y a veces solo hay que seguir enviándola a otros sitios.

 

¿En qué proyectos te encuentras embarcado en este momento?

Como ya he dicho sigo volcado en mi profesión de director de hotel, pero eso no quiere decir que piense aparcar la escritura. Precisamente mi profesión es un foco continuo de pequeñas historias diarias que están ahí, solo hay que saber elegir las mejores para completar una historia. Quiero ver como evoluciona “Casual” para ver si sus protagonistas nos pueden proporcionar una continuación, una segunda parte. Ya tengo algunas ideas para ello, a ver qué pasa.

 

¿Qué piensas del libro electrónico?

Es un canal más para el lector, más práctico para ciertas situaciones, por ejemplo para la gente que viaja con frecuencia,  y que le permite llevar varios libros en un formato muy cómodo. Es una aplicación lógica de las nuevas tecnologías a este sector, que no podía ser ajeno a ello al igual que ha ocurrido con otros. Sin embargo, creo firmemente que el libro electrónico convivirá con el libro tradicional pero no le hará desaparecer, ni siquiera los lectores más jóvenes escaparán al encanto y al olor mágico de las hojas de un libro de papel.

 

PERSONAL

Lugar de nacimiento: Ortiguera (Coaña)- Asturias

Profesión: Director de Hotel

Tu plato favorito: Calamares de potera en su tinta

Libro favorito: Solo uno…???

Ciudad favorita: Oviedo

Música: Pop español de la movida y en general la música de esa época

Color: colores oscuros en general (gris, negro, marrón)

Frase favorita: ¡Te quiero! (cuando me lo dicen mi mujer o mi hija)

 

 

A %d blogueros les gusta esto: