El Ópera Café de Oviedo acogió, el pasado sábado 21 de mayo, la presentación del último libro de Luis Arias Argüelles-Meres “Desde la plaza del Carbayón”. El escritor, que congrego a numeroso público, estuvo acompañado en la mesa por Wenceslao López, Alcalde Oviedo, el catedrático de Derecho Administrativo Leopoldo Tolivar, el Director del Diario Montañés Iñigo Noriega y la editora Marta Magadán.opera

En esta obra, el escritor recopila los textos publicados en el suplemento dominical de Oviedo del periódico El Comercio, donde Arias Argüelles-Meres escribe la contra de la publicación desde su lanzamiento en abril de 2015. En estos artículos, el ovetense rememora vivencias del autor a lo largo de tres décadas en las que también se repasa la historia de Oviedo. Treinta años que comienzan con la niñez del escritor en la década de los sesenta, pasando por las transformaciones que a lo largo de estos años ha sufrido la sociedad ovetense y el propio autor avistadas desde la plaza del Carbayón y posteriormente desde la calle Toreno pasando por la calle Santa Susana. A través de sus páginas el lector vivirá la noche ovetense, volverá al cine Ayala o el Aramo. Tomará un vino en el Cundo, un vermú en La Paloma, una sidra en Casa Gervasio. Saboreará el turrón de Diego Verdú o los dulces de Camilo de Blas. En definitiva, la prosa de Luis Arias, nos permite viajar, en apenas unas páginas, por Oviedo. Cada relato de Luis Arias Argüelles-Meres tiene entidad propia, aunque en su conjunto toman esa categoría de memorias.

Wenceslao López, quien quiso estar junto a su buen amigo Luis Arias Argüelles-Meres, prologado por otro amigo, el catedrático de Derecho Administrativo Leopoldo Tolivar. “Los tres compartimos nuestro amor a Oviedo y a la República”, aseguró el Alcalde.

Íñigo Noriega, director del Diario Montañes y hasta hace unos meses director de El Comercio, señaló que “este libro puede considerarse histórico. Es una obra personal e íntima pero con un interés colectivo”.

Arias expuso que el plaza del Carbayón empezó todo «allí vivía de niño. En estos últimos años, estaba en mi pueblo, en Lanio, pero una tía mía murió y vine a pasar los inviernos a esa casa de la calle Alcalde García Conde, donde había vivido mi tía. Estar físicamente tan cerca de la plaza del Carbayón me trajo muchos recuerdos”. “Afloraron esas vivencias de niño y de alguna manera sentí que debía contarlo”.

A %d blogueros les gusta esto: