El poeta y escritor langreano Javier García Cellino  presentó ayer en la librería Santa Teresa de Oviedo su última novela “La resurrección de Richard Wagner”. El autor estuvo acompañado por el abogado y escritor Iván de Santiago y por la editora Marta Magadán.

Abrió el acto la editora que señaló que Javier “se ha ido ganando a pulso y por mérito propio un lugar en el mundo de la poesía donde su prestigio es sobradamente conocido con varios premios nacionales que así lo avalan”. A continuación, tomó la palabra el abogado y escritor Iván de Santiago que manifestó que Cellino “es un poeta metido a narrador”. Cerró el acto el propio autor. “En ‘La resurrección de Richard Wagner’ intento manifestar que el arte es universal y nos pertenece a todos” expresó su autor, no sin antes agradecer “la fidelidad de los que siempre me acompañáis en actos como este”. Al mismo tiempo, se mostró convencido de que “escribir no es un acto solitario sino que tiene una vertiente pública” y aseguró que “los escritores tenemos la obligación de mostrar lo que pasa en la sociedad”. El escritor también habló del premio “Ategua” conquistado por la novela “muy modesto económicamente pero sumamente valioso como reconocimiento literario” y dejó patente que gusta de “escribir de lo que no conozco” motivo por el cual eligió a un músico como protagonista de su novela. Y es que, según manifestó, “escribir sobre el mundo de la música fue un reto apasionante y la elección de Wagner se debe a que me gustan los personajes controvertidos”.

“La novela se desarrolla en dos momentos cronológicos bien diferenciados, los años 1942 y 1988”, continuó el autor felguerino, que hizo toda una declaración de intenciones al manifestar que “el nexo que une estas dos fechas es el amor, ya que quise que ese sentimiento universal apareciese como el símbolo de redención que difumine el horror que también destila la novela”.

 

A %d blogueros les gusta esto: