La librería La Pilarica de Mieres acogió la presentación de la novela “Lobos disecados” de Toño Argüelles. El escritor noreñense estuvo acompañado por la editora Marta Magadán.

Barcelona, 1973: un terrorista francés se infiltra en la sociedad barcelonesa con el propósito de desestabilizar el Estado tardofranquista. Barcelona, 2013: el personaje, cansado y frustrado, retorna a la Ciudad Condal para encontrarse con una realidad que no reconoce. Este es el punto de partida de la segunda novela del autor asturiano Toño Argüelles (Noreña, 1954.

La introducción del autor y su obra corrió a cargo de Marta Magadán, responsable de la editorial ovetense Septem, que calificó “Lobos Disecados” como “una novela negra social”, destacando la originalidad del personaje creado por Argüelles, “un hombre solitario y su visión de una ciudad, Barcelona, en dos periodos distintos separados por cuarenta años”.

Cerró el acto el propio autor que explicó porque había escogido el marco temporal en el que se desarrolla la novela: “es la época fundamental para entender la transición española”. Argüelles argumentó que “la novela pretende dar una visión de la transición a través de un personaje muy turbio y poco convencional” como es un terrorista que en 2013 regresa a Barcelona, ya viejo, y se encuentra con una sociedad muy cambiada.

Por su parte, Toño Argüelles, que reconoce haber abandonado su profesión médica para dedicarse en exclusiva a la escritura, explicó que para situar coherentemente la acción en dos períodos distintos tuvo que recopilar gran cantidad de información. “Mantenía el recuerdo de la Barcelona del 73, aquella ciudad entonces separada del mar, rodeada por un cinturón industrial en dificultades a causa de la crisis del petróleo. Pero recurrí a diversas bibliotecas y hemerotecas catalanas para recrear fielmente el escenario en el que se infiltra el personaje”.

A %d blogueros les gusta esto: