El Salón de Actos del Ridea, en Oviedo, acogió en la tarde de ayer ante un público entregado,  la presentación de la segunda novela de la escritora ovetense Ana Zarauza, “El silencio de Nora”, publicada el pasado mes de febrero por Septem Ediciones. La presentación corrió a cargo del abogado y escritor Iván de Santiago y la bibliotecaria Chelo Veiga. Les acompañaba en la mesa la editora de Septem Ediciones, Marta Magadán.

Magadán señaló que en esta novela “Ana crece como autora y creadora de historias oscuras y ocultas, donde las formas y las apariencias nos confunden”, ha creado “otra apasionante historia, donde la intriga y el misterio son, si cabe, mayores que en la anterior novela”.

Nuevamente Llanes sigue siendo el centro de las tramas de la novela de Zarauza. Para Iván de Santiago “El silencio de Nora, es Llanes. Por todos los lados, su olor a mar y sus playas. Y sus calles. Y su casco antiguo y su puerto. Todo es Llanes”. Pero también es la relación De la Fuente y Posada “con esa liberación de la tensión sexual con la que yo sufrí tanto en la primera novela” apuntó De Santiago. Para el escritor ovetense la novela “es excelente”. Ana consigue desde las primeras páginas de la novela “sumergirnos en la ensenada de Niembro”, logrando “que siga al asesino, que sufra, he acusado a quien no debía, me ha engañado y he estado convencido de que era él y finalmente, he llegado exhausto con Nora, Posada y De la Fuente, a descubrirle”. Estas tramas pueden maquinarse en Llanes, en un contexto geográfico y social que “nos resulta cercano, conocido y vertiginosamente creíble”.

Posteriormente, tomó la palabra Chelo Veiga, que le dio las gracias a Ana “por habernos acompañado a través de tu novela en más de una aventura” y le pidió “que sigas con esa ilusión por crear y sobre todo que no pierdas el contacto con lectores y lectoras porque también ellos son los mejores aliados para hacerte crecer como escritora, como una buena escritora”.

La última en tomar la palabra fue la propia autora que explicó que la su nueva novela es “un nuevo caso de asesinatos en la costa oriental de Asturias y que trae de nuevo agentes de la Judicial de Gijón a Llanes”. Javier de la Fuente se encargará de la investigación y, claro, ahí estará la cabo Julia Posada, su mejor ayudante para la resolución del caso, “su incipiente relación la quieren ocultar” y a lo largo de la novela “se van a sembrar de muchas dudas”. Personajes como Pablo el marido de Clara –la mujer asesinada- que es “una persona difícil, muy controladora”; y Nico -el hijo de Clara y de Pablo-, tendrán un momento importante para el desarrollo de la trama. A juicio de la autora, El silencio de Nora es una novela “para enamorarse, para llorar, para distraerse, para sentir”. En definitiva, una novela para “dejarte llevar con su lectura”.

 

A %d blogueros les gusta esto: