El escrito ovetense Iván de Santiago, autor de las novelas “37 horas de mayo” y “Allá donde estés”, pasó ayer por un abarrotado Salón de Té del Campoamor para participar en una de las tertulias literarias con las que la Fundación Municipal de Cultura conmemora el 125 aniversario del teatro ovetense. “Saqué la idea de una película infantil, ‘Stuart little’. Un profesor vio que había de ‘atrezzo’ un cuadro húngaro de 1920 robado por los nazis y tiré del hilo», reveló durante su conversación con la editora Marta Magadán.

De Santiago desveló durante el encuentro que sus novelas siempre surgen a raíz de un hecho real, en el caso de “Allá donde estés” se trata del expolio de obras de arte por los nazis durante la segunda Guerra Mundial, algo que el autor relaciona en su libro con el impuesto revolucionario de ETA para dar forma a la historia.

A lo largo de la charla que mantuvo con Marta Magadán, Iván de Santiago confesó que el mundo del Derecho y los ambientes jurídicos tienen presencia en sus obras, especialmente en su novela, “37 horas de mayo”, que son las que estuvieron retenidos los rehenes del Banco central en Barcelona, el 23 de mayo del 1981. Lo cuenta un abogado al que 20 años después contrata el tristemente famoso teniente coronel Tejero.

De Santiago aseguró que “al empezar a escribir la historia no sé cómo va a acabar; los personajes me cuentan lo que va pasando y deciden el final”. Señaló que siempre crea los personajes buscando referencias o tipos reales para que tengan crebibilidad.

A %d blogueros les gusta esto: