El Comercio

Pocas horas antes de que la carpa del paseo de La Rosaleda cerrara sus puertas, María Esther Álvarez rubricó ejemplares de su segunda novela ‘La Hija‘, editada por Ediciones Septem. La gijonesa se encontró con su público a mediodía y compartió confidencias literarias. A partir de una prosa «sencilla, que engancha al lector», ‘La Hija‘ es una historia de descubrimiento en la que la autora ahonda en el cúmulo de emociones que irrumpen inesperadamente en la vida rutinaria de la protagonista. «Es bastante entretenido», aseguró Álvarez tras comentar su desenlace final con una lectora que se le acercó en el Rastrillo.
‘La Hija’ está inspirada en un viaje de la escritora a Cuba donde, entre otras cuestiones, «investigué cómo los isleños viven los ritos africanos». «La santería queda reflejada» en una novela llena de sorpresas.
A %d blogueros les gusta esto: