Un profesor de instituto de Asturias, Lorenzo Casares,
va a impartir un curso de verano. sobre la novela histórica como recurso pedagógico para las enseñanzas medias, a una ciudad castellana. Su
disertación será sobre “La tribuna”, la novela
de Emilia Pardo Bazán de 1883 basada en un personaje real, Amparo “la republicana”, una cigarrera de Santander, analfabeta que a base de esfuerzo
personal aprende a leer y a escribir y, en la fábrica, lee en voz alta
grandes obras a sus compañeras para que vayan tomando conciencia de su situación y puedan liberarse de la opresión
a la que le somete su falta de formación.
En el transcurso de su investigación, el profesor contacta
con Cristina, nieta Rodrigo Álvarez del Valle, autor del único retrato conocido de la cigarrera realizado en los años setenta del siglo XIX, y con ella
espera encontrarse a lo largo del fin de semana que dura el curso de verano, ya
que entre Lorenzo y Cristina había surgido un enamoramiento telefónico. Cristina es la encarnación
de los sueños de Lorenzo, una mujer, por otra parte, que representa muy bien
esa ‘pudorosa penumbra’, porque oculta sus ojos, arrasados por un dolor reciente,
tras unas gafas de sol oscuras.
Novela contada en voz baja, sin estridencias ni costumbrismos. Novela del tú y del yo y de la eterna presencia de algo que no se hace visible ni tangible. Novela para degustar sin excesos.Luis Arias marca un punto de inflexión en su obra narrativa con Pudorosa Penumbra. 

http://www.casadellibro.com/ebook-pudorosa-penumbra-ebook/9788415279204/2198832

A %d blogueros les gusta esto: